Colágeno, proteína indispensable para una piel joven

  • El colágeno es la proteína más abundante del organismo humano. Se dice que actúa como “pegamento” de diversas partes del cuerpo, siendo un componente importante para el correcto estado de los huesos, tendones, cartílagos y ligamentos; también protege los músculos, órganos vitales, vasos sanguíneos, entre otros.
  • Con el paso de los años, las células encargadas de la elaboración de colágeno reducen su producción; por ello, a los 40 años una persona tiene la mitad de colágeno que en su adolescencia, esto ocasiona envejecimiento y pérdida de elasticidad de la piel.
  • Para retrasar el deterioro de la piel y del organismo por falta de colágeno, una alternativa importante es consumir alimentos ricos esta proteína como: pollo, pescado, carnes rojas, soya y gelatina sin azúcar. También se pueden aplicar cremas y suplementos alimenticios que la contengan.
  • Un punto importante para evitar la pérdida de colágeno, es la ingesta de vitamina C, pues ayuda a mantener niveles altos de esta proteína en el organismo y, consecuentemente, a mantener la piel sana. La vitamina C está presente en frutas y verduras, aunque también existen suplementos, que son excelentes para la salud y ayudan a un mejoramiento sustancial de la piel. Una dosis de vitamina C es adecuada para un organismo saludable.
  • El colágeno es una proteína importante para la salud no solamente de la piel, pues entre sus bondades están las siguientes:
  • Brindar resistencia, elasticidad e integridad a las diferentes partes del cuerpo donde se ubica.
  • Contribuye a sostener los órganos, la piel, los cartílagos y los tendones.
  • Ayuda a mantener a las células de determinadas partes del cuerpo ancladas a ellas.
  • Favorece la transmisión de luz a través de la córnea.
  • Tiene un papel esencial en la transmisión de fuerza de los músculos.
  • En partes como las articulaciones, ayuda a paliar el dolor y la inflamación.
  • Un nivel adecuado de colágeno permite que una persona:
  • Tenga menos dolores musculares y de articulaciones, huesos fuertes y con menos riesgo de quebrarse.
  • Favorece el crecimiento de pelo y uñas.
  • Ayuda al organismo a recuperarse después del ejercicio. Su presencia abundante en los músculos hará que adquieran de una mejor forma tono muscular y sean menos susceptibles de sufrir daños.
  • Pueda cicatrizar heridas y reparar los daños en los tejidos con más facilidad.