Bota de ozono

  • El ozono de uso medicinal es una mezcla de oxigeno-ozono, que se obtiene luego de someter oxígeno a una descarga eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia. Esta reacción química, realizada por un equipo especial, produce un gas que puede tener distintas concentraciones, de acuerdo a la patología y el tratamiento para el que sean utilizados. El gas, al entrar en contacto con el organismo, produce cambios químicos terapéuticos.
  • Beneficios del ozono
  • El ozono fortalece el metabolismo celular, para la recuperación de tejidos afectados. Por un lado, la circulación sanguínea mejora, por otra parte, el transporte de oxígeno y, por lo tanto el suministro de energía, impulsa la recuperación del paciente, por sus propiedades regenerativas. Asimismo, el ozono estimula al sistema inmunológico aportando propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Además, usado de forma tópica, tiene un gran poder antibacteriano y regenerativo.
  • ¿En qué consiste la bota de ozono?
  • Para aprovechar los beneficios del ozono, existen varias aplicaciones dependiendo de la patología. La bota de ozono se usa principalmente en afecciones de extremidades relacionadas con problemas circulatorios e infecciosos como pie diabético, úlceras varicosas y escaras de decúbito. En este tipo de heridas, el ozono cumple una doble función, por una parte regenera los tejidos con el fin de acelerar la cicatrización de las mismos, formando tejido de granulación. Por otro lado, tiene propiedades antisépticas. Debido a que el ozono aplicado de manera sistémica aumenta la disociación del oxígeno por parte de los glóbulos rojos, se recomienda acompañarlo de aplicaciones sistémicas, como suero de ozono o insuflación intrarectal, para mejorar la oxigenación de los tejidos afectados.
  • En que consiste el tratamiento
  • Previo a la aplicación de la bota, se realiza una limpieza de la herida con agua ozonificada. Posteriormente, se coloca una bolsa cerrada herméticamente alrededor de la extremidad con la lesión. Se insufla una cantidad controlada de ozono y se deja actuar durante diez minutos. Este proceso se repite 3 veces, luego de lo cual se procede a realizar una limpieza final del área.
  • El tratamiento no es doloroso carece de contraindicaciones o efectos adversos.