Alimentos similares a partes del cuerpo que ayudan en su funcionamiento

  • Fácilmente se puede notar que algunos alimentos como la nuez son parecidos a partes del cuerpo humano como el cerebro pero… ¿sabías que existe una relación más trascendental entre ambos, pues este fruto contribuye a mantener sano el cerebro? Acá te presentamos este y otros alimentos que son similares en su forma a órganos o partes del cuerpo a los que ayudan en sus funciones.
  • Zanahoria – ojos
  • Si se compara una rodaja de zanahoria con los ojos, podemos ver que el centro de este vegetal es parecido a la pupila y los rayos que se desprenden son similares al iris del ojo. La zanahoria está llena de vitaminas y antioxidantes como el beta caroteno, que ayudan a prevenir la degeneración macular, que es la principal causa de la pérdida de visión en personas mayores.
  • Frijoles – riñón
  • La similitud entre los frijoles y los riñones es evidente. Nutricionistas coinciden que los frijoles ayudan a este órgano del cuerpo, pues favorecen el tránsito digestivo, tienen gran poder depurativo sobre el organismo y ayudan al funcionamiento renal, por estas bondades son utilizados en la medicina china para afecciones relacionadas.
  • Nueces – cerebro
  • Los pliegues y arrugas de la nuez son similares a los del cerebro; ambos contienen una “división” de sus hemisferios, además, están protegidos por una capa dura para evitar que sufran daños, por si fuera poco, ambos elementos están constituidos por un 68% de grasa en su estructura, según investigaciones de la doctora Elaine Wilkes, naturópata. Las nueces son consideradas el “alimento del cerebro” pues no contienen cualquier tipo de grasa, sino ácidos grasos de Omega – 3, que ayudan al funcionamiento de este órgano. Además, varios estudios han demostrado que consumir Omega -3 reduce el riesgo de desarrollar demencia y favorece a tener una buena memoria.
  • Apio – huesos
  • Los tallos de apio son parecidos a los huesos de los brazos y de las piernas. El apio tiene abundante cantidad de sodio, nutriente que fortalece los nervios y el sistema óseo. Además tiene silicio y magnesio, minerales que ayuda a la buena salud de los huesos
  • Naranja – senos
  • Dentro de la naranja y otras frutas cítricas existen secciones similares a las divisiones del tejido mamario. Tanto la médula de la fruta, como su cáscara, tienen propiedades anticancerígenas. Su contenido de limonoides (fitoquímicos) previene la acción de los radicales libres e inhibe el crecimiento de células malignas, por lo que el consumo de cítricos como la naranja ayuda a prevenir el cáncer de seno.
  • Perejil – sistema nervioso
  • Sus ramas y hojas se asemejan a las conexiones del sistema nervioso. Sus dosis de vitaminas C Y K favorecen a las funciones del conjunto de tejidos y neuronas.
  • Jengibre – estómago
  • Aparte de la similitud entre esta planta y este órgano, el jengibre es conocido por sus propiedades digestivas, además el gingerol, sustancia que la compone y le otorga su aroma y sabor, es eficaz para prevenir náusea y vómito.